Cero Market 2
- Vida y Comida | Nro 11 | 26 octubre, 2020

Cero Market: ¿el adiós a los descartables?

Llega al país un nuevo sistema de compras ecológico que podría cambiar por completo la forma en que consumimos nuestros alimentos.

El 27 de julio de este año el barrio de Belgrano se encontró con una gran fila de gente en Monroe 2468. Con bolsas reutilizables llenas de frascos, todos esperaban entrar a Cero Market: el primer supermercado sin envases del país.

Abrió Cero Market, el primer supermercado sin envases del país.
Esta iniciativa le dio a los compradores eco-friendly lo que tanto estaban esperando: un sistema de venta de alimentos en el cual el envase lo provee el propio cliente. Esto disminuye la necesidad de los plásticos descartables, de un solo uso, que en Argentina son muy utilizados: por día se consumen 12 millones de botellas de plástico, de las cuales solo se recicla el 10%.  

El sistema es muy simple: cada cliente lleva sus propios envases (frascos, tuppers, bolsas de tela, etc). Al ingresar al local, se hace entrega de un marcador y hay a disposición cinta y una balanza. Cada cliente debe pesar los envases y anotarles su peso. Una vez realizado esto, se puede comenzar a recorrer el local cargando los envases traídos con los productos que se quieran adquirir y anotando el código de producto. Una vez que se tienen todos los productos deseados, el cliente se dirige a la caja, donde se pesa nuevamente cada envase y se le resta el peso inicial; en ese momento se abona el producto y la factura es enviada vía online para evitar papel.

Cero Market 1

Aun así, como todo nuevo sistema, genera inquietudes: “¿Es higiénico?”, “¿Es seguro para gente celíaca?”, “¿Es ‘cómo una dietética, con porotos y eso’?”, “Debe ser todo orgánico y caro…” 

En el contexto en el que estamos viviendo, la higiene de lo que entra a nuestras casas nos preocupa más que nunca, por eso cuando pregunté en Cero Market cómo manejan la higiene de los productos me explicaron que, como es visible, cada producto está en un contenedor cerrado con su propia pala servidora, la cual higienizan constantemente. Además, siguen el protocolo reglamentario de emergencia sanitaria por el COVID. Cuando llegué me tomaron la temperatura, me pusieron alcohol en las manos, y comprobé en mi visita que realmente limpian constantemente. Otro factor importante es que los pisos son blancos, un color con el que fácilmente se puede reconocer la suciedad, y se los ve siempre limpios.

En cuanto a la seguridad de los productos para personas con celiaquía, desde Cero Market me comentaron: “Nosotros podemos asegurar que ciertos productos no contienen gluten, lo que avisamos es que no podemos asegurar que no esté contaminado por un error de otro comprador que haya usado la pala de un producto con gluten en otro sin.”

Lamentablemente, no es totalmente seguro para ese tipo de dietas.

Cero Market 3

La variedad de productos sorprende a la mayoría, ya que se le suele atribuir la creencia de que sólo venden productos “de dietética” (porotos, frutos secos, productos orgánicos). Si bien es real que se pueden encontrar ese tipo de productos en Cero Market, también se encuentran productos de limpieza de hogar y de higiene personal.

Los precios son los mismos que en un supermercado convencional. Como dicen en Cero Market “hacer el cuidado del medio ambiente accesible a todo el mundo”.
Elementos del día a día en versiones ecológicas, todo tipo de aceites, golosinas, galletitas, pastas, panificados, todo tipo de harinas, pre-mezclas de pastelería, especias, infusiones, y mucho más. Por el momento no cuentan con productos de heladera ya que “el espacio es limitado y es complicado conseguir proveedores de productos frescos que te vendan a granel”, cómo me explicaron los chicos de Cero.

Es esperanzador para nuestro planeta que este tipo de innovaciones estén empezando a llegar al país, y que vengan con la idea de, como dicen en Cero Market “hacer el cuidado del medio ambiente accesible a todo el mundo”, ya que realmente los precios son los mismos que un supermercado convencional. 

Como consumidores, debemos concientizarnos de lo que podemos generar en el planeta cambiando algo tan simple como es comprar de la manera que nos propone Cero Market. 

Con cada compra en la que elegimos un producto sin envase, le estamos ahorrando a la Tierra 10.000 trozos de microplásticos, ya que el plástico no se descompone sino que solo se reduce.

El éxito de Cero Market nos demuestra que el cuidado del medio ambiente se está empezando a convertir en una prioridad para nuestra sociedad y creo que puede, tanto Cero Market como futuros negocios ecológicos, generar una competencia en los supermercados de gran magnitud. Quiero tener el optimismo de que los mismos puedan empezar a adaptarse a este nuevo deseo del consumidor y así reducir una cantidad incontable de plásticos que se descartan por ello.

Dejá un comentario