Idealización
- Modos de Ver | 6 agosto, 2020

El camino del actor

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos” Charles Chaplin. En este artículo se propone una aproximación a la comedia y el drama a través de las luces.

Para la Diplomatura en comunicación digital de Ott Educación Superior, en la materia Fotografía, lxs estudiantes realizaron una serie de tres fotografías en las que utilizaran las herramientas vistas en clase como recursos no sólo técnicos sino también creativos. Marcos Deza utilizó su formación como actor y los conceptos aprendidos en clase para realizar esta serie inspirada en los conceptos del actor y director escénico ruso Konstantín Stanislavski: «El camino del actor». Esta serie invita a transitar una visión y perspectiva del artista y la vida.

Concepto Creativo

El camino del actor en tres etapas concretas: Formación, Trabajo y Reconocimiento.

El propósito de trabajar con luces cálidas y frías es representar los géneros del arte dramático: la comedia (luz cálida) y el drama (luz fría). También, hacer alusión al camino de la acción y el camino de la no acción. Entender que esta polaridad existe y es necesaria; tanto para el camino del actor, como para el camino de cualquier ser humano.

Formación:1. Formación

La figura se sitúa entre la luz cálida y la luz fría, justo en el medio. Esto representa el inicio, en donde el actor se encuentra con los dos caminos. Por un lado un camino frío, dramático, con falta de acción. Y, por el otro lado, un camino cálido, desdramatizado, donde la acción tiene lugar. Pero a fin de cuentas, todos partimos desde el mismo punto. Es el individuo quien tiene la capacidad de tomar acción, para recorrer un camino o el otro. O bien, sacar el mayor partido posible de esta polaridad antes mencionada.

El Trabajo:

2. Trabajo

La figura se sitúa entre la luz cálida y la luz fría, aunque aplicando la ley de dirección en forma saliente de la luz fría; es decir, orientada hacia la luz cálida. En esta etapa, el actor se encuentra en el momento de plena acción. O al menos, todas sus acciones tenderán a orientarse hacia la luz cálida, como núcleo de acción. Como un punto en donde hay movimiento, donde la acción tiene lugar.

Reconocimiento:

3. Reconocimiento

La figura se sitúa entre la luz cálida y la luz fría. Aunque en este caso, la ley de dirección se aplica de forma entrante hacia la luz fría. Esto representa la dirección en la cual se dirige el actor, al salir de la acción. Cuando hay reconocimiento, se indica que el período de trabajo terminó; llevando al individuo hacia un terreno de la no acción.

Aunque sabemos que, mientras haya vida, hay posibilidad de retomar la acción. Por ende, el actor puede volver al inicio del camino y orientar todos sus esfuerzos para que su destino tienda hacia el punto de acción, donde hay movimiento

Idealización:

Idealización

A través del Laboratorio Digital se le atribuyó un significado completamente diferente a una de las fotografías. Se seleccionó la fotografía que representa, en el camino del actor, el reconocimiento. En este caso, se abordó desde una perspectiva ajena a la experiencia propia de los actores. Desde una concepción de idealización con respecto a una carrera exitosa de un actor. De esta forma, no se puede apreciar la polaridad mencionada anteriormente. Sino que se toma como un camino de plena acción (luz cálida) en la cual no hay altibajos.

Conclusión:

El camino del actor, de cualquier otro artista o de cualquier ser humano se compone resumidamente de las etapas antes mencionadas.

Depende de nosotros la forma en que decidimos actuar, cómo decidimos fluir o transitar este camino compuesto por la comedia y el drama, y la importancia de convivir con esta polaridad, opuesta pero complementaria.

Tal como dijo uno de los más grandes actores de todos los tiempos: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos” Charles Chaplin.

Dejá un comentario