Fabiola Dallal
- Vocación & Propósito | Nro 11 | 9 noviembre, 2020

La psicoterapia como una manera de contención ante el COVID-19

La pandemia del COVID-19 “Ha sido como un llamado de concientización a toda la población en todo el mundo, en que hay que cambiar hábitos”. Entrevista a Fabiola Dallal, Licenciada en Psicología.

Fabiola Dallal es Licenciada en Psicología, realizó varios posgrados en Psicoanálisis Lacaniano y en Psicología Clínica y además es especialista en Trastornos de la Conducta Alimentaria. A lo largo de su vida profesional ha realizado talleres, cursos y ha asistido a congresos de diversas corrientes con el fin de poder entender más al ser humano, su conducta, sus emociones y cómo éste se relaciona entorno a la sociedad.

Vanessa Basmagi: Antes que nada, me gustaría que me explicaras según lo que has podido observar desde tu profesión, ¿Qué repercusiones ha tenido en la salud de las personas tanto a nivel mental como físico el contexto que atravesamos debido a la pandemia del COVID-19?
Fabiola Dallal: Creo que lo mental y lo físico están ligados, porquE a raíz de lo que se empezó a vivir este año mucha gente comenzó a tener más ansiedad y eso genera síntomas físicos. La mayoría de los síntomas físicos que pudimos observar son palpitaciones, sudoraciones, taquicardias, dificultad para respirar en algunos momentos, sobre todo cuando comienzan a pensar: “¿Hasta cuándo va a ser esto?” o si se pueden contagiar. También aparecieron personas muy apegadas al cuidado, otras en cambio se sienten desganadas, no quieren hacer nada, y con emociones muy ligadas al abandono.

VB: ¿Crees que el ser humano estaba preparado para esta situación?
F.D.: La realidad es que en estos tiempos la pandemia es algo que nadie se lo esperaba por todos los avances tecnológicos y encontrarte con esto y con la cotidianidad que llevábamos, el estilo de vida tan apresurado, tan rápido, tiene un impacto muy grande en toda la sociedad y cada uno reacciona de manera distinta. Todo esto tiene implicaciones físicas y mentales. Las personas tienen a desesperarse un poco más, tienden a hacerse preguntas del estilo: “qué es esto y qué va a pasar de ahora en adelante, qué hacer ante esta circunstancia”. Muchos toman medidas y han decidido fortalecer su sistema inmunológico, buscar alternativas como el ejercicio y tomar vitaminas para no tener repercusiones. La realidad es que hay mucha información y el no saber una cura como tal desespera a las personas porque se encuentran con algo que creían imposible y esto hace que la angustia se dispare, por lo que han aumentado los ataques de pánico y por ende han acudido más a psicoterapias.

VB: ¿Consideras que los hábitos alimenticios se han visto modificados a raíz de la pandemia?
FD: Sí, me parece que sí, por el mismo hecho de que ahora hay tanta información sobre esto y que nadie conocía. Se sabe que mientras mejor comas y te quites ciertos alimentos como es el azúcar, puedes llegar a tener un estilo de vida más saludable y por ende tu sistema inmune va a estar muy fortalecido, vas a tener mejor condición física y tu cuerpo va a estar preparado para combatir el virus. Por eso, yo creo que ha sido como un llamado de concientización a toda la población en todo el mundo, en que hay que cambiar hábitos alimenticios, hay que prestarle atención a esto y no hacerle tanto caso a la industria masiva de comida, sino más bien, hay que buscar alternativas más saludables que te aportan nutrientes a tu cuerpo y vitalidad

VB: ¿Cómo crees que los hábitos negativos comentados anteriormente afectan la salud mental?
FD: Todo está ligado, si tú te sientes mal físicamente eso va a repercutir en tu salud mental, porque primero no te vas a sentir feliz, vas a estar preocupado, con mucha angustia y esto genera síntomas físicos como insomnio, ataque de pánico y va a repercutir en problemas familiares, problemas de pareja, entre otros. Un estado de angustia permanente no es bueno porque hace que no puedas realizar otras cosas, otras actividades y en caso de realizarlas no lo vas a hacer con tu mayor potencial porque tu mente siempre va a estar en otro lado. La idea sería buscar alternativas, soluciones, buscar ayuda de un profesional para poder canalizar esta angustia, estos pensamientos y modificar hábitos. Como te mencioné anteriormente esto es un llamado de atención para hacer eso: tener estilo de vida saludable, alimentarse mejor, hacer ejercicio, prestarle atención a tu salud física y mental.

VB: ¿Cómo crees que ayuda tu profesión en el contexto actual?
FD: Mi profesión creo que es bastante importante en esta situación, porque tanto yo como otros colegas sé que han aumentado la cifra de pacientes debido a toda esta situación. La psicoterapia y la psicología son un medio de contención, al no tener una fecha o algo que te dé certeza de que las cosas puedan ir volviendo a su normalidad, la gente se desespera. Hay mucha angustia en la calle, aunque muchos se reinventan y buscan qué hacer, buscan cosas como para contenerse, pero también llegó un momento en que esas opciones se van agotando y hay que saber canalizar todos esos pensamientos para que no perjudiquen tu vida a nivel mental y física. Entonces, yo creo que esta profesión es una las bendecidas en este momento; el ser humano se está dando la oportunidad de prestarle la atención a la salud mental que es tan importante como la salud física y esto está dando apertura a que mucha gente se dé la oportunidad de trabajar esa parte: su mente. De esta manera, aprender a lidiar con situaciones que no esperaban y trabajar contenidos propios de cada quien que no sabían que existían y que ésta situación las sacó a flote.

VB: Supongo que tu profesión se tuvo que adaptar a realizar encuentros totalmente virtuales, ¿cómo crees que esto afectó tu trabajo?
FD: Yo ya venía trabajando online con pacientes fuera del país de Venezuela por todo, por el tema de la migración que hubo, pero sé a que nivel mundial el tema online se está dando a cabo por precaución tanto para el paciente como para el profesional. En mi carrera, con los pacientes que atendía presencial al principio hubo mucha resistencia de atenderse online pero poco a poco cuando se fueron dando cuenta de que esto iba para largo y que todavía no hay una solución inmediata al COVID-19, fueron probando esta herramienta online y muchos se han adaptado y les gusta. Es una manera cómoda para poder tener tu sesión con el terapeuta. La gente ha tenido que adaptarse a muchas cosas y eso también habla de la salud mental de cada quien, de la capacidad de adaptarse a las circunstancias o situaciones que no esperaba.

VB: ¿Qué recomendaciones darías para adaptarnos a este nuevo contexto y esta transformación del presente que se está dando debido a la pandemia?
FD: Mi recomendación es prestarse más atención a uno mismo, entender las señales que te da tu cuerpo tu mente, escucharte, tener espacios para estar contigo mismo así sea una hora al día, media hora al día, porque entiendo que al estar en casa todo el día, si vives con otra persona tienes que lidiar con la convivencia también y a veces es necesario desconectarse. Hacer cosas que a uno sólo le gusten, hacer ejercicio, eso genera endorfinas y permite que te sientas mejor, y si puede ser al aire libre lo recomendaría mucho más porque el estar en contacto con la naturaleza y recibir un poco de luz solar en el día genera vitamina D que es muy favorable, ya que te puede ayudar a sentirte mejor y te da fuerzas para poder asumir nuevos retos en la cotidianidad. También recomendaría prestarle atención a tu alimentación, buscar alternativas porque ahora con todo esto salieron muchas oportunidades y maneras de alimentarse saludable para nutrir tu cuerpo, no sólo por antojo que ojo es válido, pero dentro de todo tener capacidad de elegir mejores alimentos para tu cuerpo.

V.B.: En cuanto a la psicoterapia, ¿Qué recomiendas?
F.D.: Recomendaría tener herramientas de psicoterapia a la mano de tu confianza con quién tú sientas que puedas tener más afinidad o te guste más, porque de verdad que siento y pienso y afirmó que la psicoterapia en estos momentos es una manera de contención y una contención necesaria, para saber qué hacer cuándo con estas preguntas que pueden estar apareciendo en la mente de cada quién, pues creo que es esto es una alternativa para buscar respuestas que se adapten a cada uno según su particularidad, según su individualidad.

V.B.: ¿Qué recomendación le darías a las personas que están muchas horas trabajando desde sus casas?
F.D.: Fomentar no sólo trabajar, sino también hacer como un pequeño break durante el día, en donde te pares, en donde respires, en donde tengas espacios para para darte un momento de recreación dentro de las horas de trabajo y que no sea todo el día sólo estar trabajando. Es de mucha utilidad ponerte horarios y respetarlos tanto en relación al trabajo como a la comida también, como si fuera en la oficina, pero desde casa. Y la gente que no está trabajando buscar qué pueden hacer porque me imagino que ya a estas alturas habrán leído, habrán hecho muchas cosas que antes no sé tenía el tiempo de hacerlas y aprovecharlas, pero también buscar este sustento, porque es muy importante y al ser humano le gusta sentirse útil, entonces la idea es buscar algo por lo cual sienta una motivación y motivos para seguir el día a día y ver qué hacer.

V.B.: ¿Quisieras agregar algo más?
F.D.: Yo creo que es un momento de oportunidad, de reflexión de cada uno, en lo que de verdad le gustaría hacer, qué cosas quisieran replantearse en su vida, dónde se ve a corto plazo, a largo plazo, creo que es un momento de poder alinearse un poquito más con ese con el deseo propio en todos los aspectos de la vida. Los invito a que se den la oportunidad comenzar un proceso psicoterapéutico que los va ayudar a conocerse en mayor profundidad, a quitarse esas limitantes por las cuales estamos atravesando muchos, limitantes que son externas a nuestra voluntad, pero que dentro de todo se pueden ir haciendo cosas para mejorar.

Dejá un comentario