wonder 1
- Modos de Ver | Nro 11 | 19 octubre, 2020

«Wonder»: una película para aprender y reflexionar

Una película que nos deja mucho para  pensar y reflexionar, donde tenemos que empezar a fijarnos más en nosotros y menos en los demás.

Wonder (Extraordinario) es una película estadounidense basada en hechos reales estrenada el 30 de noviembre de 2017 y dirigida por Stephen Chbosky. Cuenta la historia de vida de un niño llamado Auggie que tiene síndrome de Treacher Collins, lo que produce una deformidad facial. Auggie tuvo que atravesar por numerosas cirugías, 27 para ser exactos. Él siempre estudio en su casa con ayuda de su madre Isabel Pullman (Julia Roberts), pero a los 10 años toma la decisión de ir a la escuela por primera vez y es ahí donde comenzará a recibir abusos por parte de sus compañeros.

wonder 2

Wonder no solo cuenta la historia de este niño, sino que también muestra la perspectiva de cada uno de los personajes que tienen un cierto vínculo con Auggie o cómo llegan a estar en su entorno. Es impresionante como la trama no solo incita a pensar en el actor principal, sino también pensar en las situaciones de los demás personajes. De esta manera, los hechos que se narran llegan a ser realmente emocionante. Por otro lado, cabe mencionar el magnífico trabajo que hicieron con el maquillaje, el actor principal (Jacob Tremblay) está realmente irreconocible. La película está llena de reflexiones que son muy memorables, como por ejemplo “Cuando tengas la oportunidad de elegir entre tener la razón y ser amable, elige ser amable”, dicha por el profesor de Auggie, el Sr. Browne.

Es importante aclarar y entender el mensaje súper importante que deja la película. Estamos construidos por imaginarios sociales que nos hacen aceptar solo los parámetros de belleza que están establecidos, no vemos a las personas como realmente son y se llega a un tal punto de ignorancia que hacemos comentarios sin importar qué tanto pueda herir a la otra persona, tenemos que aprender que si cierto comentario no suma en absolutamente nada, ¿para qué decirlo?

Dejá un comentario